Hay que escribir

Desapegarse de la inercia del tema de encerrona forzada por razónes de una élite psicopática que se aburre tanto que maquila nuevas formas de divertirse con la gente, usando el miedo como herramienta milenaria, antes era el diablo, hoy es una gripe, que me hace cuestionarme qué tan estacional son éstas, sino que siempre las programan para renovar la granja humana. Ya me aburrí de su jueguito y mejor a otra cosa mariposa. Aunque he de aprovechar para reconocer que la borreguisa le encanta el miedo, por más que les expliques y demuestres que es un engaño, me siento frustrada de no poder siquiera meter un poco de escepticismo a la mentira mediática.
Así que voy a escribir sobre algo diferente. Hoy mientras me remojaba en la alberca artificial del 5 x 3 metros, y 80 cm de hondo, el agua helada, porque la sombra del gran árbol de zapote no le permite recibir mucho sol durante el día, y a pesar de que el clima rayó cerca de los 38 grados según google. Me recuerda a esas imagenes de rusos entrando a los huecos de agua en el hielo, voy de poco a poco, convenciendo a mi cuerpo de lo saludable de meterse en agua helada, lo que me recuerda a cuando mi madre me llevaba a los baños públicos, rentaba uno, se encerraba en el sauna donde yo me asfixiaba y después se metía en la ducha y le jalaba a la cadena para que cayera agua helada. Pero retomando, una vez conseguido meterme completamente a la alberca helada, logro dar casi tres braceadas entre extremo y extremo, no tan mal para una alberca artificial y me detengo a ver la pared de mampostería que divide una casa de la otra, y con ganas de inventarme cosas, logro mirar una especie de portal dibujado por la mancha del tiempo sobre la pared y otra mancha en la base que parecía ser un conejo, lo que me hizo pensar en Alicia. Al menos no vi un manchon formando una virgen o cualquier ícono religioso. Creo que esta jugada de desconectarnos de las cotidianidades va a ser contraproducente para nuestros captores.
Hoy ya les dió por patrullar la ciudad con helicópteros, que les den.

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente, estudie en la Escuela de Enfermería del IMSS, me gradué de Enfermera General, y estudié en la Facultad de Ciencias de la UNAM, me gradué de Bióloga, inicié un posgrado en el Instituto de Biotecnología de la UNAM en Cuernavaca Morelos, continué en el posgrado de Biotecnología Vegetal en el Centro de Investigación Científica de Yucatán.