Una noche de insomnio desvelado

Me puse a limpiar el inventario de mi segunda vida, ya a 19 días del año nuevo, el drama del año pasado debiera haberse superado, pero no, ahí sigue la herida. Aún no pude mandar a la papelera las fotos y las notas, así que ponerlas en un archivo aparte me pareció una buena idea, hasta que me puse a releer lo que nos dijimos hace 10 años, mi prosa es tan ingenua y temerosa, la de él, envuelve y da gozo al corazón. Sin hacer daño a nadie, apoyándonos y tejiendo un gran cariño, no sé cuando se desgastó, al menos todo parecía igual de bueno hasta noviembre, a pesar del tropiezo de marzo, esos mercurios retrógrados se llevaron una parte de mi. Me releo hoy y no estoy segura de poder competir conmigo misma en la elocuencia y la emoción compartida en palabras de hace una década, la realidad nos alcanzó. Escribo esto, con el afán de cerrar capítulo de una vez por todas, porque es lo mas sano para mi, entiendo que para mi ex-socio, éste se cerró antes de comenzar el año, puede sentirse victorioso en ser quien puso el punto final, ante mi sorpresa y desazón, yo quedé en puntos suspensivos, así que me ha costado pasar hoja, y hoy, será por la cena opípara, las ganas de limpiar mi segunda vida, que me he conseguido una noche de insomnio desvelado. Mis tiempos en línea se han reducido, así que, eso debe ayudar a olvidar diez años de cariño incondicional.

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente, estudie en la Escuela de Enfermería del IMSS, me gradué de Enfermera General, y estudié en la Facultad de Ciencias de la UNAM, me gradué de Bióloga, inicié un posgrado en el Instituto de Biotecnología de la UNAM en Cuernavaca Morelos, continué en el posgrado de Biotecnología Vegetal en el Centro de Investigación Científica de Yucatán.