Paz en el corazón

corazón

 

Tengo que confesar que lo de ser tauro es dificil, como la canción de Jordy en los 90’s. Somos mas necios, y nos tarda. Pero a pesar de estar dándole la vuelta por todos lados, la realidad es que, puedo entender que todas son lecciones, no del todo agradables, cosas no resueltas se repiten de diferente forma, con diferentes personajes, pero mientras uno falle el examen, va a repetirse una y otra vez la lección. Creo que al fin ya pillé la solución a mi dilema existencial, y creo que habrá alguna nueva oportunidad para demostrar que es así, que he resuelto correctamente esta vez. Solo me queda darles las gracias a los actores de esta lección sobre mis apegos de tantos años de duración, a mis amigas por lo pacientes que han sido conmigo. Porque al final, es eso, una superación personal donde quizá la idea era sacudir mis emociones para encontrarme con que, era necesario para recuperar los pedazos de mi dispersos por todos lados. Me encantó un audio sobre las razones del enamoramiento, que en realidad no se trata del otro, sino de uno mismo, de lo que se despierta cuando se permite a uno amar, el otro funciona como catalizador para esa emoción, lo malo es que uno no se da cuenta que no se trata de ese catalizador, sino del “encendido” de esa emoción, arrancar esa conciencia del amor incondicional, de percibirla y expandirse a través de ella, abarcar mas allá de los límites espacio-temporales, alcanzar el ser completo. En el audio, ahí mismo explicaba que después de un tiempo, esa emoción mal entendida, podía degenerar y convertirse en todo lo contrario, en una animadversión por los sentimientos de posesión, miedo, dolor, ira, que nos provoca el que no nos den lo que esperamos. Volvernos vulnerables y desechados por la persona que tanto amamos, y la verdad es que el amor esta en nosotros mismos, ensanchando el pecho y expandiendonos mas allá de nuestros límites. En algún lugar leí, que llegamos a esta experiencia llamada vida, con un programa que seguir, que elegimos de antemano y nos pusimos de acuerdo con “otros” para surfear nuestra experiencia vital, algunos lo bueno, otros lo “malo”. Y si alguien decidió jugar de gilipollas, para espabilarme, gracias, porque de otra manera, seguiría enquistada en mi error sobre mis expectativas infundadas y negando mi ser. Gracias por ayudarme, estoy en deuda contigo, ahora estoy mas consciente que ayer. Sigues siendo la leche condensada.

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente