Pilares Nocturnos

pilares nocturnos

 

En días pasados, me encontré en internet la imagen de los “pilares nocturnos” que un hombre en Canadá, tuvo la oportunidad de fotografiar, y se presenta como una hermosa e innocua imagen. Lo malo de ver tanta ciencia ficción es que pareciera el rayo de la entrada de algunos seres y el rastro de luz que dejan cuando arriban a su punto de entrada. De alguna manera, estos fenómenos y otros tantos, pueden confundirse como la gran imaginación de algún escritor. Pero quizá, es exactamente lo que se observa, y esos fenómenos han sido minimizados por la pluma de alguien, a modo de encubrir o camuflajear el evento. Respecto al fenómeno de las auroras boreales, una hipótesis explica que es la refracción en el cielo, de la luz que se emite de la intratierra, cuyas grandes entradas o salidas, dependiendo de cómo quiera verse se localizan en los polos del planeta. Pero retomando la línea de la ciencia ficción con respecto a los pilares nocturnos, en esta ocasión captados por el obturador de una cámara, ¿que sucede cuando no hay nadie que lo registre?
En otra película de este tipo, la llegada del invierno y de la noche de seis meses en los polos, permitía la entrada de “vampiros” que acababan con la gente de los pueblos aledaños a su punto de entrada.
Con respecto al cambio climático cíclico, y la vulnerabilidad de las personas al frio, los virus de invierno y tal, es de recalcar que el frío desciende cada vez mas o asciende, dependiendo del polo más cercano, y el calor va concentrándose en una franja cada vez más estrecha arriba y abajo del ecuador, posiblemente como varias fuentes señalan, estamos en la entrada de una mini glaciación, aunque el término mini, podría ser subjetivo, a lo que voy es que la vulnerabilidad de nuestro sistema respiratorio debido a la infecciones de vías aéreas, estarían a la alza.
Qué sucede, si este clima idóneo no solo sea favorable para la dispersión epidemiológica de enfermedades respiratorias, sino un pasillo más largo para los “vampiros” ¿energéticos?, que aprovechan el traje humano para accesar a esta densidad, y que tal si hay humanos mas vulnerables que otros, aquellos que padecen de depresión crónica, que hayan roto sus candados de protección por el uso de alcohol, drogas, tabaco, fanatismo de cualquier índole: político, religioso. Y de pronto te das cuenta que personas “normales” sufren un cambio radical de personalidad, porque no son ellos.
No soy la única que ha observado esta “invasión” de “demonios” por llamarles de alguna forma, que aprovechan algún tipo de ciclo que quizá está registrado en algún documento, cuidadósamente escondido frente a nuestras narices.
Pero como digo antes, quizá solo es la observación de alguien que ve mucha película de ciencia ficción y ve moro con tranchete donde no lo hay.

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente, estudie en la Escuela de Enfermería del IMSS, me gradué de Enfermera General, y estudié en la Facultad de Ciencias de la UNAM, me gradué de Bióloga, inicié un posgrado en el Instituto de Biotecnología de la UNAM en Cuernavaca Morelos, continué en el posgrado de Biotecnología Vegetal en el Centro de Investigación Científica de Yucatán.