Pongámonos Agoreros

De pronto, en todo el planeta los ánimos están caldeados, debido a un gran periodo de injusticia social por todos lados, y al menos eso es lo que parece ser el común denominador. Sabemos que de alguna forma a través de diferentes estrategias químicas, la gente había estado de brazos cruzados, como si se les suministrara algún inhibidor de respuesta a las constantes injusticias del poder político. Muchos conspiranoicos apostaban a la constante aparición de estelas químicas (chemtrails), que se hacieron notorias desde los setenta, donde en series de televisión o películas al aire libre, se veían como fondo inesperado de alguna filmación y que supuestamente nos fumigaban de alguna manera por diversos motivos, uno de ellos es mantener a la población incapacitada para reaccionar y organizada para protestar de manera violenta contra sus gobiernos saqueadores y corruptos, otro era la aplicación de fluor, ese neurotóxico, en la potabilización del agua de algunas ciudades, o en la sal de consumo y hasta en las citas dentales para prevención de la caries. Así que, de alguna forma, algún antídoto fué suministrado o la reducción en la cantidad de esta fumigación global se redujo y el planeta entró en llamas sociales. Hay un evento muy interesante compartido por mi compañero de alma, que muestra desde google earth una larga estela química que va de polo a polo, dividiendo al planeta en dos lados, y que podría ser el antídoto o no, de lo que nos vertían para tenernos dopados. Y la gente mas despierta, evitando el consumo de sus fuentes de fluor, como la sal rosa, a saber si eso es lo que hace que la gente por fin quiera acabar con la injusticia social.
Por otro lado, en cuanto a la historia, es en los momentos donde aumenta la perversidad social, llámese pedofilia, abortos, trastornos sexuales, que ha marcado un momento de grandes cambios, un disparador o activador de nuestro planeta para sacudir a la humanidad, reducir su población, y sacarla de la ociosidad, madre de tales vicios. Tenemos el evento bíblico de la destrucción de Sodoma y Gomorra, o el de el Diluvio Universal, que despertó a la naturaleza para poner un estate quieto a tanta depravación. El daño en todo sentido a nuestro planeta, con la destrucción de bosques y selvas por medio de incendios, sospechosamente intencionales, sin respeto por la vida, ni animal, vegetal o humana, y toda la devastación constante de lo que signifique un aumento en el poder o dinero de unos cuantos, me siento Greta Thumberg en este momento. Finalmente se sabe que el planeta sigue un patrón cíclico en la materia climática que nos quieren vender como culpa del hombre, para seguir saqueando y aumentando el bolsillo de los sacerdotes de la religión climática. Aunque muy romántico y esperanzador, igual, quizá, es otra manipulación para la gran estocada planetaria de nuestros crueles gobernantes. Escudados en el conocimiento esotérico de cómo funciona este programa de ordenador y solo resetean de nueva cuenta el juego a su conveniencia.
La cuestión es, que no me pondría en plan agorero, sino fuera que supuestamente ayer entró en actividad el Iztaccihuatl, el volcán llamado “la mujer dormida”, y se suma al supuesto descubrimiento de una nueva falla en la zona de California, que no le presté mucha atención, porque un común denominador es que nos quieren en miedo constante, cada mes en este año, han anunciado el paso peligroso de una roca estelar, que puede golpearnos y extinguirnos como dinosaurios. Pero lo de la “mujer dormida”, con la profecía detrás de ello, de un gran sismo para la costa del pacífico, eso si me hace preocuparme por las señales de los tiempos.
Los que saben, dicen que existe una batalla a nivel de la siguiente densidad o frecuencia de energía, que nuestros sentidos son incapaces de percibir, pero cuyos efectos pueden notarse ocasionalmente como perturbaciones atmosféricas innusuales. Así que, eso es lo que hay por ahora sobre la mesa. Nada halagueño, muy agorero, quizá en un año, no haya sido mas que una falsa alarma de mi parte, y me disculpo de antemano. Hoy me siento agobiada por mis pensamientos, tratando de encontrarle un sentido a tantas señales dispersas.

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente, estudie en la Escuela de Enfermería del IMSS, me gradué de Enfermera General, y estudié en la Facultad de Ciencias de la UNAM, me gradué de Bióloga, inicié un posgrado en el Instituto de Biotecnología de la UNAM en Cuernavaca Morelos, continué en el posgrado de Biotecnología Vegetal en el Centro de Investigación Científica de Yucatán.