De antibióticos y otras cosas

Se ha hecho gran difusión de que el uso indiscriminado de antibióticos ha ocasionado la aparición de cepas resistentes que ganan la batalla y terminan con la vida de los pacientes. Así que ya no es posible desde hace años, al menos en México, de ir a una farmacia y conseguir un antibiótico sin receta médica. Pero más aún, los médicos, han sido aleccionados efectivamente a no recetar antibióticos, a recurrir al tratamiento prodromico, es decir, a los síntomas, si hay fiebre, usar antipiréticos, si hay dolor, analgésicos. Y todo estaría bien, pero el criterio médico esta afectado por los prejuicios de uso de estos medicamentos tan necesarios para prevenir infecciones, sobre todo cuando el paciente ha cursado por una cirugía. Mi opinión descansa sobre la observación de tres casos específicos, dos pacientes operados de apendicectomía y una de histerectomía, donde después de haber sido dados de alta hospitalaria, no mejoraban, presentaban dolor en la zona de cirugía y la fiebre no se hacía esperar. Es una barbaridad que aunque les explicas que su sintomatología es clara señal de infección, no aceptan mas que la palabra de su médico, que una vez que se da cuenta de la gravedad del asunto, entonces, vuelven a abrir la herida, para drenar la pus (materia orgánica), y ahora si, aplicar antibióticos para ayudar a la recuperación de algo que no debió suceder, si les hubiesen recetado antibióticos, además del paracetamol o su equivalente. Pareciera que estuvieran interesados en provocar una segunda consulta postoperatoria, y terapia, que ni el galeno, ni el hospital aceptarían hacerlo gratuítamente. Y esos ejemplos son de practicas privadas, ni pensar qué pasa en la pública, que aún está recuperándose de los saqueos de gobiernos neoliberales.

Así que nadie se salva con una práctica de la medicina tan pobre, pero impagable para la mayoría, y sin certeza de una terapia correcta y efectiva a dos décadas del siglo XXI, no hay compromiso, no hay consecuencias de la mala praxis, es tan deficiente como debió ser en la edad media. Los exámenes de laboratorio, super guays, y super caros, etc. un negocio, una promesa de salud, que se queda solo en eso.

El problema, no son los antibióticos y la selección de bacterias resistentes a ellos, el problema es que los nuevos médicos, dejan mucho que desear, porque así les son útiles a quienes nos controlan.

 

 

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente, estudie en la Escuela de Enfermería del IMSS, me gradué de Enfermera General, y estudié en la Facultad de Ciencias de la UNAM, me gradué de Bióloga, inicié un posgrado en el Instituto de Biotecnología de la UNAM en Cuernavaca Morelos, continué en el posgrado de Biotecnología Vegetal en el Centro de Investigación Científica de Yucatán.