Romper la Inercia

Había terminado de hacer mis actualizaciones a un grupo de canciones, cambiar su tono y velocidad, después ajustar la ganancia, y buscar algunos artículos para el próximo programa de radio. Apagado el ordenador, comencé a leer el impreso, prefiero leer en hojas y así, resaltar o escribir observaciones sobre él, en otras ocasiones, dejo me sorprenda su contenido durante la emisión, pero regresé de inmediato al blog, esto no se podía quedarse sin comentario.
El artículo que encontré, se titula “Si la “realidad” es una simulación de computadora… ¿qué pasa si la hackeo?, escrito por Shelly Fagan, en Biblioteca Pléyades, el pasado 2 de abril de este año.
Muchos de mis programas he compartido la hipótesis de varios autores que han especulado sobre la posibilidad de que estamos en una simulación holográfica, pero sin una explicación plausible para tal declaración.
Siempre me he cuestionado, si habría alguna forma de controlar el programa desde adentro, ¿cómo me podría enviar un mensaje o señal para facilitarme alguna ventaja existencial si ese fuera el caso?
Como dije antes, hay varias hipótesis, desde el estar atrapados intencionalmente a fin de ser drenados como ganado para alimentar a seres mas evolucionados, así como nosotros nos consideramos mas evolucionados que las plantas y animales. Quizá es una estrategia tipo Dr. Strange, para encontrar la solución a algún conflicto espacio-temporal, donde muchos yoes, experimentan alternativas de vida, etc.
Lo novedoso de este artículo es que propone que estamos en el simulador, porque nuestros descendientes en el futuro, tienen los recursos para proyectar a sus antepasados y por consiguiente, la historia y su resultado van a ser siempre los mismos para nosotros.
Lo curioso sería que pudieramos influir de alguna manera en algun cambio sustancial de nuestra historia personal, meter algún tipo de variación que no pudiera ser anticipada ni modificada por el ordenador. Y eso me recuerda a la serie Westworld. En este caso, la variación la introdujo el ingeniero del programa, la toma de consciencia de los anfitriones del juego.
En cuanto al artículo, la escritora, dice que existe un grupo en Estados Unidos, realizando el experimento para hackear su propia historia programada, utilizando la aleatoridad cuántica, para hacer algo que no hubieran elegido en su vida normal. Según explica, ella participó, y de alguna forma provocó una serie de eventos favorables en su vida.
En lo que a mi concierne, he observado algunas cosas que me han dejado atónita durante los últimos años, cambios sutiles en el holograma cuando ciertos eventos compartidos con otras personas, al contrastarse, cambiaron para ambas y no por percepción.
La experiencia de que un sacudón emocional, te hace más presente y consciente del letargo y rutina que mata y la opción de sucumbir a la depresión (noche obscura del alma) o tomar fuerzas para salir del hoyo y aprovechar el empuje para hacer algo más sin rendirse. Nos permite romper el patrón de conducta habitual, donde uno se sorprende a si mismo, al dejarse llevar por ese impulso.
En el artículo propone la autora que para hackear el sistema, hay que empezar con la intención, y después dar los pasos para dejar de ser predecible para uno mismo.
En la bruja de portobello de Pablo Coehlo, la protagonista, rompía con sus patrones, bailando sin ritmo, y aprendiendo a escribir en árabe. Lo impredecible puede sorprender al ordenador y quizá devolvernos el control de nuestras vidas.

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s