LOS LIBROS

         pila de libros.jpg

    Una de las ideas que dan vuelta en mi cabeza es la de los libros y su importancia para abrirnos al discernimiento. Se dicen muchas cosas sobre leer, y los beneficios que conlleva hacerlo. Si tenemos en cuenta que el precio de los libros, dejan a muchas personas lejos del alcance de la lectura, podría sugerir que es una táctica de control para evitar que las personas lean.  Por otro lado, las palabras, tienen poder, y quien lo sabe, puede introducir  encantamientos en forma de ideas generación tras generación. La validez que se le da a la palabra escrita es tal, que rara vez dudamos de los impresos. Asumimos la respetabilidad, experiencia, conocimiento y buena intención del autor. Sin dudar que puede tratarse de una dura y brutal diseminación de desinformación y fanatismo ideológico. Lo cual al lector desprevenido, sin criterio ni sentido común, le hará sumarse a las filas del merolico ideológico. Nos hace cuestionarnos erróneamente sobre nuestra identidad personal, y quienes se hacen expertos en el victimismo, suman estas lecturas a alimentar esa sensación de incapacidad para hacer frente a su realidad y responsabilidad de sus elecciones a partir del momento en que se dan cuenta que pueden trabajar por sus sueños sin necesidad de arrollar a los otros, ni dejarse someter por nadie más. Los libros y su contenido deben ser revisados con cautela, sin dejarse avasallar por sus contenidos, tomar lo mejor para uno mismo, y olvidarse de lo demás, son caminos, historias, sueños de otros, en los cuales podemos coincidir, pero no necesariamente imitar, porque seríamos una mala copia de un original, cuando en realidad somos seres originales, con un padre-madre divino, que no nos obliga a ser de ninguna manera. El sentimiento de pertenencia nos hace elegir equivocadamente los caminos de otros como propios, pero ese hueco, es el espacio que necesitamos para llenarlo con nuestra creatividad y crecimiento personal. Los libros son compañeros de viaje, pero no manuales a seguir. El mejor manual, es el que escribimos con nuestros aciertos y errores, y alcanzamos el punto en la congruencia de palabra, pensamiento y acciones, en ese momento, el paraíso personal no es un lugar, sino un estado del ser.

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s