MALOREAR

Uno de esos recuerdos vagos de la vida, es cuando mi padre me prevenía de los hombres, que no me fueran a malorear en la calle, el trabajo o cualquier sitio por donde hubiera hombres reunidos. El incidente aquel de la youtuber Plaqueta, de quejarse con un policía por los piropos de un taxista y la detención del mismo, dejo dividido a México entre los que nos enteramos del tema, fastidiar a un pobre tipo que solo estaba haciendo patente la atracción que le causaba esta chica en la calle, cuando es la forma común de comportarse de ellos, un deporte más como el futbol, parecía el oportunismo de una jovenzuela para llamar la atención en un movimiento al alza como es el feminismo no en vano salto de su programa en línea a su programa radiofónico que lleva el nombre de “macho en rehabilitación”, ahora tan lejano el incidente, opacado por el movimiento #me too de denuncias de acoso sexual y violaciones en las mujeres de la farándula, la marcha del 8 de marzo por la igualdad de género, y una continua demanda por el castigo y desaparición de la violencia de género, llevado a extremos sospechosos de manipulación mediática. Donde las mujeres en algún momento hemos tenido algún tipo de contacto inapropiado por parte de algún extraño cuando menos. Los piropos podrían resultar amenazadores cuando uno se desplaza por la calle, sin intención de llamar la atención de esa forma, en particular las más jóvenes. En mi experiencia personal, al menos en dos ocasiones me sentí violentada físicamente por el acercamiento de algún desconocido en la calle, he conocido de mujeres cercanas, la mala experiencia de la agresión física de una enfermera por un desconocido en el estacionamiento de un hospital, la insinuación morbosa de algún familiar adolescente a la hija pequeña de una amiga, la insinuación de un desconocido a una niña en un hotel familiar, el asesinato de una ex-compañera por su marido celoso. Y no puedo jactarme de tener una vida social activa, sino habría más que contar, así que, el feminismo carga algo de verdad en cuanto a su reclamo por una mayor seguridad y protección para la mujer. Independientemente que la violencia no elige género, y que hay mujeres que se aprovechan de la legislación para cometer injusticias contra el hombre. Malorear no es nada innocuo y si una forma agresiva, una falta de respeto para la mujer.

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente

2 comentarios en “MALOREAR”

  1. CREO QUE TE REFIERES A LOS PIROPOS. PERO SI EL PIROPO VIENE DE UN HOMBRE SUBIDO EN UN FERRARI, SE LE CONSIDERA PIROPO. PERO SI VIENE DE UN OBRERO EN UN ANDAMIO, SE LE CONSIDERA AGRESION SEXUAL. ¿RARO NO?

    Me gusta

    1. en el caso de la youtuber, ella se ofendió por el piropo de un taxista… no se si sería lo mismo, si un tio en un ferrari le hubiera dicho algo, ella se ofendiera o lo hubiera denunciado por acoso como al taxista, luego dudo que un policia detuviera a alguien con un ferrari, seguro que el tío tendría dinero para sobornarle y le dejarían ir. Y en lo que a mi concierne, nunca me fije en el auto de nadie, aunque ese mito donde dependiendo del auto es como te trata una mujer en la calle, hay evidencia que apunta a que es cierto. Hay muchos factores a considerar en cada caso, pero lo demás sobre el acoso y la violencia de género, existe, y muchas mujeres lo han guardado por mucho tiempo para si, considerandolo algo natural e inevitable. Todas esas historias donde la recién casada se quejaba del marido y la madre le aconsejaba paciencia y tolerancia, porque malo estar casada, pero peor no estarlo, ser mujer no es fácil.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s