LAS SOMBRAS DE LILITH

hombre mujer

En el Talmud aparece el nombre de Lilith, como la primera mujer de Adán, que al no adaptarse a sus necesidades sexuales, prefirió abandonar el Edén, y aunque su nombre no aparece en la Biblia, el Génesis la menciona al narrar la creación del hombre a su imagen, donde fueron creados varón y hembra al mismo tiempo. Posteriormente, la nueva compañera de Adán, fué construida de su costilla y se le llamó Eva.

Yo creo que nací feminista, pero poco a poco el síndrome de estocolmo(1) me fué afectando y fuí bajando la guardia en el tema, finalmente no puedes ir por la vida a la defensiva, sobre todo con el sexo al que admiras y más confianza le tienes.  Era evidente en mis primeras etapas de consciencia, que existía un sesgo entre hombres y mujeres, y en definitiva los hombres se divierten más que las mujeres.  En una pareja, el hombre era el proveedor y la mujer la que se quedaba en casa, y después se inventaron que la mujer saliera a trabajar para mejorar las condiciones económicas de la familia, sin darse cuenta que esto provocaba el descuido de los hijos, y su actual comportamiento indeseable de muchos de ellos. La mujer necesita también sentirse económicamente activa, y en muchos casos, el salario entre hombre y mujeres no es equivalente, el hombre suele percibir mas por la misma actividad laboral. Así que, efectivamente el modelo social es predominantemente androcéntrico, para dejar de usar la palabra patriarcal.

Ahora tenemos a un grupo de refugiados islamistas, cuya concepción de la mujer es terriblemente retrógrada, arribando a países que ya había superado ese desequilibrio de género, y que alguién, está financiando su dispersión global, como metástasis. Y por otro lado un movimiento feminista global que es tan extremo como el islamismo, aunque incomprensiblemente la líderes feministas no hacen ninguna declaración acerca del machismo y abuso de la mujer por parte del islam.  Un machismo radical como el islam, justificaría una respuesta feminista radical por parte de occidente.

Tomando el tema del acto sexual, por el cual Lilith mejor se fué del Eden y pasó de Adán, cuentan que Adán solo quería estar follando montado sobre Lilith, y ella quería la posición de jinete también, pues no hubo acuerdo y lo plantó. Curiosamente me encuentro con un artículo titulado “El sexo debe ser divertido” por Carmen  G. Magdaleno, y entre las cosas que menciona está el sexo androcéntrico. Nuestro modelo social es el de los orgasmos vaginales, que solo satisfacen en un alto porcentaje al varon y no a la mujer. Otra palabra que usa es el coitocentrismo, que no es nada divertido para las mujeres, que la mujer accede “como prueba de amor por alguien, por compasión o sentimiento de culpa, por no hacer sentir mal a nuestra pareja u ofender su “virilidad”, la única razón aceptable para tener relaciones sexuales para una mujer es porque le apetece y los orgasmos clitorianos son los que más disfrutamos.

Ahí mismo en este artículo, la autora menciona que la violación, es una imposición de poder físico, donde el hecho de someter y humillar a la otra persona es su forma de lograr excitación. “Que existe una conección directa entre un sexo que sitúa en posición subalterna el placer femenino y la cultura de violación…es una escuela de violación porque se aprende a tratar a la otra persona como un objeto”.

Entonces podemos entender porque Lilith fué la primera feminista del planeta, al negarse a anteponer las necesidades sexuales de Adán a las de ella.

Las mujeres se han tenido que adaptar a muchas cosas en este dominio patriarcal, a falta de un modelo matriarcal igualitario, han probado caminos reprobables de conducta, pero obligadas por sus necesidades básicas de sobrevivencia. Es justo que la mujer no tenga que recurrir a estratagemas de esta naturaleza para vivir sana y decentemente en este planeta. La sana e igualitaria convivencia entre sexos, no es feminismo, es algo justo y necesario. Es un movimiento que no debe estar contaminado por intereses externos de control poblacional.

 

(1) Síndrome de estocolmo: Trastorno psicólogico temporal que aparece en la persona que ha sido secuestrada y que consiste en mostrarse comprensivo y benevolente con la conducta de los secuestradores e identificarse progresivamente con sus ideas, ya sea durante el secuestro o tras ser liberada.

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente

2 comentarios en “LAS SOMBRAS DE LILITH”

  1. YA SE QUE SUENA A LO DE SIEMPRE. PERO LAS RELIGIONES SON LAS PRINCIPALES CULPABLES DE QUE LA MUJER, HAYA PERDIDO PODER Y REPRESENTATIVIDAD. SOLO HAY QUE VER LA HISTORIA PARA SABERLO.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s