ANIMALES Y PROCESO DE MUERTE HUMANA

Las personas mayores que mueren por edad, pierden poco a poco su capacidad para cuidarse a si mismas, requieren de que se les alimente, asee, etc. pero también, transitan por un proceso de desgaste físico programado que aumenta la velocidad de morir, en algunos el proceso consiste en llorar continuamente, o permanecer despiertos llamando a las personas a su alrededor, también empiezan a ver a familiares que ya murieron y que les visitan, olvidan que ya fueron alimentados y sienten ansiedad por eso, comentándolo con quién sea de que no se les alimenta, apenas comen, y poco a poco, el cuerpo va agarrando una rigidez que les impide moverse por si mismos.

Lo que es de notar también es el comportamiento y aspecto de los animales domésticos cuando conviven con las personas en “proceso de apagado”. Los animales que están dentro de la casa, suelen acercarse más y acurrucarse al lado del anciano, y cuando nos demos cuenta, ellos, están enfermos o simplemente desaparecen sin regresar, los animales que se encuentran fuera de la casa, que viven con nosotros pero no entran al inmueble, van consumiéndose poco a poco quedando famélicos, a pesar de que se les alimente correctamente. Podemos pensar que de alguna manera, la pérdida de fuerza y energía del anciano en decadencia es compensada por los seres vivos que le rodean. Cuando deja de haber animales, el humano que lo atiende, va decayendo en su lugar, se desgasta, baja de peso y va perdiendo vitalidad. Cuando el anciano muere, entonces los animales y las personas si no llegaron al punto de no retorno, se recuperan físicamente y sin mas daño.

Mi observación e investigación sobre el tema es de naturaleza personal.

Autor: IsisMaya

Investigador Independiente, estudie en la Escuela de Enfermería del IMSS, me gradué de Enfermera General, y estudié en la Facultad de Ciencias de la UNAM, me gradué de Bióloga, inicié un posgrado en el Instituto de Biotecnología de la UNAM en Cuernavaca Morelos, continué en el posgrado de Biotecnología Vegetal en el Centro de Investigación Científica de Yucatán.